Inicio / Economía / Emprender / ¡Un día quise crear un negocio propio! – ¿Qué hice para lograrlo?

¡Un día quise crear un negocio propio! – ¿Qué hice para lograrlo?


(Por Rusbell) – Hace 2 años yo me hacia esa misma pregunta ¿Cómo dejar de ser empleado? ¿Cómo dejar de depender de un salario? En realidad esto se puede volver algo frustrante para algunos, no digo que un empleo este mal simplemente digo que hay personas que no queremos estar toda la vida de empleado, queremos arriesgar y tratar de subsistir por nosotros mismos.

Soy una persona que por desgracia o suerte ha tenido que trabajar desde muy joven, deje de vivir con mis padres a los 17 años para empezar a trabajar y ganarme la vida por mi propia cuenta, aunque mis padres me dieron cariño, apoyo y valores nunca pudieron darme un estudio al cual yo me pudiera dedicar al 100% tal y como lo hacen muchos jóvenes de hoy en día – por lo contrario yo tuve que financiarme los estudios y trabajar duro por ello.

Para la edad de 19 años ya había aprendido inglés y francés entonces logre colocarme en una empresa de bienes raíces y renta de condominio en una zona turística llamada Jaco Beach en Costa Rica, ahí aprendí mucho durante 5 años; realmente puedo considerar ese empleo como un verdadera escuela ya que fue ahí donde me empecé a interesar por lo negocios online al ver como amigos de EE.UU cerraban tratos con personas mediante la herramienta Skype.

También aprendí mucho del mercadeo en internet y cómo funcionaba pero mejor aún el gran potencial que puede tener una estrategia de marketing y además que no se necesitaba ser un “gurú” del marketing para lograrlo, simplemente había que tener interés y ganas de hacerlo. Esto lo puedo asegurar ya que uno de los chicos que conocí ahí con el tiempo nos hicimos buenos amigos y el únicamente había terminado la primaria el idioma ingles y todo lo que sabía de los negocios online lo había aprendido en la práctica y con herramientas gratuitas como YouTube y los foros.

A los 4 años de haber trabajado en dicha empresa en la que me sentía muy bien y estable llegaron cambios administrativos (la empresa estaba mal financieramente) y el cambio fue radical al punto que cambiaron de gerentes y muchas personas que no tenían nada que ver con el asunto, por ende mi aprendizaje ahí se detenía ya que me cambiaron de departamento y las personas que habían llegado no harían la diferencia simplemente iban por llenarse los bolsillos ¿Cómo lo puedo afirmar? – En menos de un año esas personas se vieron en problemas legales por grandes robos a la empresa.

Para finales del 2013 ya tenía 5 años de trabajar en dicha empresa y las cosas no iban bien, nos habían quitado parte de la comisiones y no habíamos tenido aumentos desde el 2011 fue ahí donde me percate que ningún empleo puede ser la gran salvación y que en cualquier momento si la empresa tiene una mala administración simplemente a usted le decidirán o presionarán para que usted renuncie.

En marzo del 2013 decidí ir a trabajar a otra empresa el mismo sector pero más enfocada en la hotelería, gracias a un amigo quien me consiguió el empleo de encargado de servicio al cliente. Una vez que renuncie de la empresa en la que había trabajado por 5 años una sus “gestos de agradecimiento” fue no pagarme alrededor de $200 en comisiones ¡lo sé no es mucho! Pero en ese entonces esos $200 para mi si lo eran además que más que el valor del dinero es ver como se le trata una vez que ya no te necesitan o bien cuando decides ir por algo mejor.

Empecé a trabajar en mi nuevo empleo a finales de marzo del 2013, era una empresa que me ofrecía un salario mucho mejor (el doble) 2 tiempo de alimentación, lavado y planchado de ropa, entre muchos otros beneficios.

No puedo quejarme en el tiempo que estuve ahí aunque el trabajo era complicado la paga y lo beneficios lo compensaban – sin embargo después de ver como habían personas con 40 años de trabajar en dicha empresa y lo único que tenían era la esperanza de que el seguro social les mantuviera una vez que se pensionarán me hizo pensar en que la peor trampa en un empleo es la edad y eso lo podemos ver hoy en día con facilidad, la empresas de call center y otras prefieren contratar personas menores de 30 años.

¡Un 15 de abril del 2014 renuncie a mi empleo!

Aun lo recuerdo como se en este momento fuese ese instante… llegue como todos los días a mi oficina (tenía mi oficina propia) y empecé a preparar el café era un hermoso día y en realidad todo iba de maravilla, pero yo aún tenía esa idea en mi mente esa voz que me decía: ¿Qué estás haciendo aquí? ¡Sabes que no es esto lo que quieres! – si quizás parecía un poco loco pero realmente tenia esas voces en mi cabeza, entonces en ese mismo momento y antes de revisar mi correo electrónico abrí el Microsoft Word y redacte mi carta de renuncia.

Extrañamente cuando la termine de redactar y le coloque mi firma una tranquilidad vino sobre mi inclusive aun cuando sabía que no recibiría más ese salario de $2.000 mensuales habían solo 2 explicaciones para eso. 1 había superado el miedo a ser desempleado o  2 estaba muy loco ¡muchas personas pensaron la segunda opción!

Luego fui a la gerencia y presente mi renuncia, algo que nunca me voy a olvidar fue que al menos el Gerente me dedico 10 minutos y me agradeció el tiempo laborado, no fue que me suplico que me quedara simplemente me agradeció por el desempeño laboral – eso realmente se agradece y me hizo sentir motivado.

Una vez que era una desempleado más

Recuerdo el último día de trabajo y peor aún el último día de pago ya cuando sabes que ese dinero no volverá ¡al menos por parte de esa empresa! Dan ganas como de retroceder y como decimos en Costa Rica “Pedir Cacao” ósea arrepentirse, sin embargo para bien o para mal soy de las personas que cuando toma una decisión no retrocede.

A la edad de 24 años con una carrera terminada y después de tener un empleo bien pagado, estaba nuevamente siendo parte de los miles de desempleados del país, es algo así como: estar en el cielo y pedir que te envíen a la tierra a trabajar 24/7 en una mina de carbón sin derecho a pago ni a garantías.

Mis metas son más fuertes que mis miedos

Pero mis metas y mi entusiasmo eran más fuertes que el miedo a estar sin dinero, y fue gracias a ello que pude empezar a trabajar por internet no digo que todo fue color de rosa ya que tuve momentos difíciles pero son en esos momentos de necesidad cuando verdaderamente se enciende tu “bombillo” y tu mente empieza a maquinar como hacer dinero.

2 años más tarde me dedico a lo que realmente me gusta, tengo una cadena de blogs que aprendí a monetizar con publicidad y sistema de afiliados como Amazon.

Aprendí a tener un orden de mi dinero y no a malgastarlo en cosas que no se necesitan inmediatamente, el control de nuestra economía es un factor muy importante pero eso será tema de otro artículo.

Sigo aprendiendo y luchando por mis metas, realmente creo que todos y absolutamente todos pueden crear un negocio, lo importante es tener metas y comprender que las metas no son fáciles, los negocios tampoco son fáciles peros e pueden lograr.

Usted no tiene que dejar su empleo de una vez para lograr hacer un negocio, lo puede hacer dedicándole algunas horas al día de su tiempo libre, en internet hay mucha información de calidad y gratuita.

Ya para terminar solo quiero decir…

Inténtelo deje el miedo al fracaso de lado, no podemos vivir con miedos en esta vida y aunque sea difícil hay que superarlos, creo firmemente que la persona que no hace un negocio propio no es por falta de dinero si no por medio a fracasar  a un fracaso que quizás nunca llegue.

Sobre Bertix

Bertix
Hola! Soy Bertix, soy español, amante de las tendencias económicas más actuales, la nueva economía y las empresas y startups relacionadas con Internet y aplicaciones móviles. Aficionado a las inversiones tanto en mercados de valores como en negocios físicos u online. En Inversian.com me ocupo de generar contenidos útiles para los lectores relacionados con las áreas económicas que me apasionan.

Mira También

Situación laboral de la mujer en Latinoamérica cada vez más desfallecida

Es bien sabido que una de cada dos mujeres en Latinoamérica no trabaja, lo que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *